solar-power IoT y Cambio Climático

Las soluciones de IoT están ayudando a frenar el cambio climático

El Internet de las cosas (IoT) se trata de algo más que optimizar nuestras comodidades con dispositivos portátiles más inteligentes, aportar de manera eficiente a la logística y la industria, y mejorar nuestros hogares y espacios de trabajo con tecnología moderna y receptiva. Las soluciones de IoT ya están ayudando a frenar el cambio climático. Los innovadores globales están asumiendo un papel activo, alineando los dispositivos IoT con los estándares internacionales para la protección del medio ambiente.

Los mejores escenarios que describe el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) requieren una mitigación agresiva de las emisiones globales de carbono, que requieren que caigan a niveles de 40 a 70 por ciento más bajos que en 2010. E incluso alcanzar ese objetivo solo retrasa el calentamiento global. En los nuevos niveles, proyecta el IPCC, las temperaturas promedio aún podrían aumentar en 2 grados centígrados para 2050.

El potencial inmediato de IoT para reducir la producción de carbono

The Climate Group, una ONG global, aboga por un cambio generalizado a la iluminación LED, especialmente en espacios públicos y alumbrado público, para reducir las emisiones de carbono en 1,4 millones de toneladas anuales. El Departamento de Energía de EE. UU. Respalda esos objetivos a través de su programa Acelerador de iluminación de Exteriores, que ofrece asistencia técnica, financiera y reglamentaria.

Mientras tanto, los fabricantes se dedican a hacer que la inversión en LED aún más rentable, mediante el desarrollo de redes de iluminación digital en toda la ciudad que funcionan como marquesinas digitales habilitadas para IoT. Cuando se integran en estas redes, los sensores conectados pueden mejorar la eficiencia de la ciudad, ayudando a redirigir el tráfico de vehículos, por ejemplo, o facilitando y agilizando el estacionamiento de los conductores, reduciendo aún más las emisiones.

Ericsson Research proyecta que lo que ellos llaman la red inteligente solo podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 3.9 por ciento para 2030. Esta red de suministro de energía con IoT en constante desarrollo, que puede detectar y ajustar los cambios locales en el uso de energía, proporciona numerosos beneficios ecológicos. Un pequeño componente de la red inteligente, el medidor de electricidad inteligente, permite la comunicación bidireccional en tiempo real entre el consumidor y la empresa de servicios públicos, lo que facilita que esta última satisfaga la demanda de energía con menos desperdicio al coordinar la conservación de energía y la generación de energía. Las empresas de servicios públicos podrían comenzar a recompensar a los consumidores por usar menos energía durante las horas de alta demanda, por ejemplo.

Para ayudar a reducir el impacto del carbono en el dia a dia, el Consejo Mundial de Edificios Verdes, busca garantizar que todos los edificios nuevos funcionen con cero carbono neto. Los sensores de IoT disponibles hoy en día son compatibles con la reducción del consumo de energía, la generación de energía renovable en el sitio y la realización de mediciones de circuito cerrado de consumo de carbono y desechos.

La industria y los servicios inteligentes impulsados ​​por IoT podrían representar una reducción de carbono del 3 por ciento al aumentar la eficiencia y eliminar la dependencia de materiales desechables (como el papel) tanto en el sector público como en el privado.

La agricultura inteligente, según Ericsson Research, podría facilitar otra reducción del 3 por ciento. Los esfuerzos agrícolas inteligentes de hoy en día incluyen un mejor monitoreo de animales, que identifica el ganado enfermo en función de la posición y el comportamiento del animal. Ser capaz de detectar, tratar y eliminar animales enfermos ha mejorado los rendimientos de carne y lácteos y ha reducido el sobretratamiento con antibióticos, al tiempo que crea oportunidades para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de animales no aptos.

Los dispositivos IoT de bajo costo y baja potencia podrían llevar la agricultura de precisión (que minimiza el uso de fertilizantes, pesticidas y agua) a los países en modernización mucho más rápido de lo que ha sido posible hasta ahora. Eso significa evitar años de consumo excesivo de agua, combustible y aditivos del suelo.

La adopción temprana del monitoreo y redireccionamiento de IoT para el envío de carga oceánica muestra que es posible reducir el consumo de combustible hasta en un 15 por ciento. El mantenimiento preventivo que evita revisiones generales de cinco semanas en favor de reparaciones en el lugar también podría reducir la necesidad de construir flotas redundantes.

El papel de IoT en el cumplimiento y manejo del carbono

Los sensores de IoT serán cada vez más importantes en un esfuerzo por expandir el monitoreo y los impuestos del carbono. Como ha informado el Foro de Innovación Sostenible de Acción Climática de la ONU, solo el 15 por ciento de las emisiones de carbono tienen un precio e impuestos hoy, y el grupo espera una expansión agresiva.

Hacer cumplir los objetivos contra la contaminación ha sido durante mucho tiempo un desafío para los reguladores. La buena noticia es que las asociaciones público / privadas orientadas al clima han crecido en importancia durante el siglo XXI. Las empresas, los gobiernos locales y las ONG han aumentado su participación y coordinación en los esfuerzos de reducción del cambio climático a gran escala.

Sin embargo, la coordinación y la aplicación pueden ser difíciles para estas organizaciones. Los auditores privados y las agencias de monitoreo no siempre pueden proporcionar cobertura, y las organizaciones más pequeñas pueden carecer de la capacidad de hacer cumplir los estándares.

Los dispositivos IoT seguros y resistentes a la manipulación, como la calidad del aire y otros sensores integrados en la red de iluminación inteligente de un área urbana, por ejemplo, podrían proporcionar a estos organismos un monitoreo constante y confiable e informes en tiempo real de las emisiones de carbono reales y otras actividades contaminantes en los sitios participando en planes de reducción de carbono. Esto ayudaría a las asociaciones público / privadas a hacer cumplir las normas incluso en ausencia de un verdadero acuerdo sobre el cambio climático global.

Sensores ambientales IoT como servicio y el futuro

Dada la riqueza de la tecnología IoT en la actualidad, el mundo podría pasar rápidamente a una red conectada y receptiva disponible para todos. Los investigadores están proponiendo una red estandarizada de sensores ambientales impulsada por la tecnología IoT.

El acceso a una fuente verificada y consistente de datos de carbono y clima podría ayudar a avanzar en el consenso y hacer que las políticas sean más fáciles de diseñar y aplicar. Gestionar el cambio climático con tecnología es solo el primer paso. Las alianzas público / privadas deberán crecer y madurar, y el compromiso de los encargados de formular políticas para invertir en soluciones debe intensificarse.

El Internet de las cosas, por su parte, hará más que llevar la cuenta. Proporcionará datos climáticos accionables. Reducirá el desperdicio al mejorar el flujo de personas, energía, bienes e información. Y continuará adaptándose, a medida que investigadores y líderes lleguen a un nuevo consenso sobre qué acciones debemos tomar para protegernos contra el aumento de las temperaturas y las condiciones climáticas peligrosas.



Solar-Power logo

Select language

English

Información

  • Contacto
  • Fono: +56 (2) 3267 8448

  • SOLARPOWER es una empresa del holding FADILUK®.

Debido a la situación de COVID-19, ponemos a disposición teléfono para whatsapp y llamados: +56 9 8295 9388 Más información